Cavaron un tunel para escapar de una cárcel y terminaron en un canil de perros entrenados

Difunde en las redes

They dug a tunnel to escape from a jail and ended up in a canine of trained dogs.

Siete presos fueron detenidos por intentar huir de la Unidad 24 del Florencio Varela y terminaron siendo trasladados a diferentes penales de la provincia de Buenos Aires.

Cuando uno creía que los ladrones de la película “Mi Pobre Ángelito” había roto todos los records en cuanto a incapacidad para cometer un robo, un grupo de internos argentinos los superó de forma holgada.

La Unidad 24 de Florencio Varela aloja a 1546 internos, pero solamente siete se animaron a idear un plan maestro para escapar de la cárcel. Juntos planificaron la salida y comenzaron a cavar un túnel, pero fueron descubiertos durante una inspección y todos fueron trasladados a diferentes centros penitenciarios entre Junín, Mercedes, Sierra Chica, Alvear, Urdampilleta, Bahía Blanca y San Nicolás.

La excavación frustrada por parte del personal del Servicio Penitenciario Bonaerense encontró el boquete en el sector de reciclado de basura del complejo carcelario con un dato ineludible: la orificio de salida terminaba en un canil de perros fuertemente entrenados.

El túnel en cuestión tiene unos 90 centímetros de diámetro por 140 de profundidad y una extensión de dos metros, dentro de las cercanías al muro de rondas, según detallaron desde el servicio penitenciario.

La excavación en la que trabajaban los siete internos se encuentra debajo de una estructura de hierro en donde se acopiaba cartón y para que no sea descubierto por los oficiales de la Unidad 24 del Florencio Varela mantenían su acceso tapado con una tabla y aserrín.

De acuerdo a la información que difundieron los voceros del Servicio Penitenciario, el túnel conducía hacia el sector de los caniles de perros, una clara muestra de que los internos no tenían buena información de la disposición de la cárcel.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios