Volvieron las palometas: bañistas heridos en un lago de Entre Ríos

Difunde en las redes

The palometas returned: bathers wounded in a lake of Entre Ríos.

Varias personas resultaron heridas en la zona de Villa Constitución y en Corralito. Indicaron que si bien no se reportaron ataques en otras zonas, las autoridades no pueden afirmar que tratara de caso aislados. Los detalles.

El año pasado se viralizó un video en el que un hombre arrojaba al agua un pedazo de carne e inmediatamente miles de palometas se lo devoraron, demostrando la voracidad con la que atacan. En esa temporada varias personas resultaron heridas.

Nuevamente, salieron a la luz casos de heridos a causa de estos ejemplares. Esta vez, un medio local de Entre Ríos, informó que personas resultaron heridas en la tarde del martes tras bañarse en el Lago de Salto Grande en la zona de Villa Constitución y en la zona de Corralito.

Uno de los casos, se trató de una mujer quien resultó con mordidas en dedos del pie cuando se refrescaba en la zona del Lago de Salto Grande.

Por otro lado, Carlos, un pescador de la zona de Corralito contó al medio que “estaba con el agua a la altura de la cintura y sentí dos mordidas una en el dedo gordo del pie y otro en el anular”. Según narró, se trataba de un cardúmen de palometas que lo atacaron cuando se disponía a ingresar al agua.

Las Palometas:

Desde la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), informaron que en el río Uruguay hay dos especies de palometas, la “spilopleura y nattereri“, conocidas vulgarmente como palometa amarilla o palometa-piraña. Llegan a alcanzar como máximo 25 a 30 centímetros de largo.

La gran pregunta es ¿por qué atacan a las personas?, especialistas de la CARU sostienen que el calor es el factor que las incentiva a atacar ya que se sienten “aturdidas”.

Asimismo, agregaron que el movimiento las asusta, por lo que se aconseja a los bañistas no ingresar a aguas muy quietas y zonas no habilitadas y ante el mínimo riesgo de mordida, salir inmediatamente del agua.

Son feroces carnívoros que protagonizan numerosos relatos de ataques, que incluyen desde cortar la línea de un pescador, cortar las mallas y mutilar peces, hasta limpiar rápidamente un cuerpo que cae al agua.

En cuanto a su frecuencia, es habitual que se produzcan varios ataques en unas pocas horas
y a diferentes personas, producto de la actividad de cardúmenes que exploran las playas.

Prevención: 

Es muy poco lo que se puede hacer para evitar la circulación de estos cardúmenes ya que de acuerdo a los estudios que se han hecho a nivel del río Uruguay, hay una invasión de estas especies en gran tramo del río” declaró el medio local.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios