Tres bomberos estadounidenses murieron en Australia tras estrellarse el avión cisterna con el que combatían los incendios

Difunde en las redes

Three American firefighters died in Australia after crashing the tanker with which they fought the fires.

Los tripulantes eran ciudadanos de Estados Unidos, uno de los países que enviaron equipos especializados para combatir los devastadores incendios forestales que estallaron en septiembre de 2019 y aún no han sido dominados. El accidente eleva a 32 el balance de muertos.

Tres estadounidenses murieron este jueves al estrellarse un avión de lucha contra incendios en el sudeste de Sídney, informaron autoridades australianas, que poco antes habían informado sobre la pérdida de contacto con la aeronave.

El jefe del servicio de bomberos rurales de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmons, añadió que la empresa canadiense propietaria del avión C-130 Hercules decidió suspender los vuelos de sus aeronaves hasta que se realice una revisión general de los equipos.

Los tripulantes eran ciudadanos de Estados Unidos, uno de los países que enviaron equipos especializados para combatir los devastadores incendios forestales que azontan a Australia, dijo Fitzsimmons.

“Nuestro corazón acompaña a todos los que sufren la pérdida de estos tres destacados y respetados tripulantes que han dedicado décadas de su vida a la lucha contra los incendios”, agregó.

Este accidente eleva a 32 el balance de muertos debido a los incendios forestales que estallaron en septiembre de 2019 y aún no han sido dominados.

Los fuertes vientos, que dificultaban los vuelos de los aviones, podrían haber causado el accidente.

La empresa canadiense Coulson Aviation, propietaria del avión, suspendió los vuelos de los otros aparatos que combaten los incendios en las provincias de Nueva Gales del Sur y Victoria, se indicó.

Los aparatos serán revisados antes de volver a despegar, declaró Fitzsimmons.

El accidente muestra el peligroso y sacrificado trabajo que hacen los bomberos que combaten los incendios, declaró la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian.

“Más de 70 aviones efectuaron misiones este jueves. El accidente es una trágica muestra del peligro que enfrentan los voluntarios y el personal de los servicios de emergencia que luchan contra el fuego”, agregó.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios