sáb. Sep 21st, 2019

Las trágicas consecuencias que trae el incendio en el Amazonas

Difunde en las redes

The tragic consequences of the fire in the Amazon.

La catástrofe que sufre el pulmón de la Tierra causa una gran preocupación mundial. El bosque tropical más grande del mundo arde en llamas y sus efectos en el ecosistema son peligrosos.

Según el Instituo Nacional de Investigación Espacial (INPE), los incendios en Brasil han aumentado un 80% en comparación al 2018. La selva del Amazonas presenta numerosos servicios para la optimización del ecosistema. Los beneficios de su existencia son: el abastecimiento de agua y carbono, la regulación climática, la protección de la biodiversidad y ser el hogar de flora y fauna.

Este bosque logra absorber más de 1.000 millones de toneladas de dióxido de carbono. Por lo tanto, ¿qué ocurriría si el Amazonas desaparece? Una fatalidad absoluta para el funcionamiento del ecosistema. El llamado pulmón del mundo lleva veinte días en llamas y el mundo comienza a propagar su inquietud ante el asunto. De hecho, las redes sociales se encuentran revolucionadas con imágenes y videos acompañados por el hashtag #PrayForAmazonia. 

Mientras que el incendio forestal se extiende, las consecuencias aumentan. Una de los principales efectos, y a su vez más preocupantes, es que la deforestación impedirá la regularización del cambio climático. El Amazonas es fundamental para evitar el calentamiento global, debido a su alta absorción de dióxido de carbono. Al incendiarse, el riesgo provocado es la liberación del mismo a la atmósfera. De esta manera, resulta la problemática mencionada.

Tras el acontecimiento, expertos afirmaron que la continua destrucción del Amazonas puede ser una gran amenaza para el futuro de la humanidad. El bosque tropical cuenta con: 40.000 especies de plantas, 1.300 aves, más de 400 mamíferos, 350 reptiles, 3.000 peces y 400 anfibios. Asimismo, en este terreno viven alrededor de 400 pueblos indígenas. La destrucción del Amazonas es la desaparición de estos agentes del ecosistema.

Si bien el presidente de Brasil, contestó a un periodista: “La Amazonía es nuestra, no suya”, sus efectos recaen en cada habitante de la Tierra. 


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios