La policía anticorrupción detiene a la expareja de Evo Morales-Nova

Difunde en las redes

El escándalo de tráfico de influencias en Bolivia

 

 

 

Es Gabriela Zapata, con quien el presidente tuvo un hijo que murió. La mujer es gerente de una empresa china beneficiada con contratos del Estado.  

 

La Paz, EFE.


Gabriela Zapata, expareja del presidente de Bolivia, Evo Morales, fue arrestada por la Policía y se encuentra en una oficina de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Corrupción (FELCC), informó ayer el Ministerio boliviano de Gobierno (Interior). La mujer con la que Evo tuvo un hijo quien murió, recibió luego contratos directos del Estado por 500 millones de dólares. Ese dato de presunto tráfico de influencias, al trascender, habría causado, segun el gobierno, la derrota oficialista en el referendum del domingo en el cual Morales buscó aval para un cuarto mandato consecutivo.

 

El ministerio confirmó a través de su cuenta de Twitter la detención de Zapata y posteriormente el titular de ese departamento, Carlos Romero, explicó en una rueda de prensa que el Ministerio de Transparencia y la Unidad de Investigación de Fortunas han presentado ante la Fiscalía denuncias que implican a esta persona.

 

Romero, que no precisó qué tipo de acusaciones pesan sobre la mujer, agregó que la Policía hizo un seguimiento de Zapata, y la detuvo ayer cerca del mediodía para ponerla luego a  disposición de los fiscales que investigan las denuncias Zapata fue pareja de Morales entre el 2005 y el 2007, según reveló recientemente el propio mandatario.  La detenida es actualmente gerente comercial en Bolivia de la empresa china CAMC Engineering (Camce), que en los últimos años firmó contratos con el Gobierno de Morales por valor de 566 millones de dólares, la mayoría por invitación directa tras haberse descartado licitaciones.

 

La relación de Gabriela Zapata con Morales y los contratos que suscribió Camce con el Estado derivaron en una denuncia del periodista Carlos Valverde sobre un supuesto tráfico de influencias, que el mandatario y su exnovia han negado.

 

A petición de Morales, las contrataciones estatales con la firma china están siendo investigadas por la Contraloría General del Estado, dirigida por un oficialista, y por una comisión del Parlamento, en el que el Movimiento al Socialismo (MAS) tiene la mayoría.

 

Morales achacó su derrota en el referendo del domingo, en el que los bolivianos rechazaron su intento de presentarse a las elecciones en 2019, a la repercusión que tuvo la denuncia en las redes sociales durante la campaña, lo que consideró una “guerra sucia”.

 

Cuando se conoció la relación que mantuvo con Zapata, el mandatario dijo que no había vuelto a ver a la mujer desde que rompieron en el 2007, pero su versión fue desmentida por la aparición de unas fotografías del 2015 en las que posaron juntos durante las fiestas de Carnaval.

 

El mandatario adujo entonces que son muchas las personas que se acercan a él para tomarse fotografías, y que su exnovia le pareció una “cara conocida”, aunque posteriormente se percató de que era Gabriela Zapata.

 

Esta semana el Gobierno concretó el cobro de unas garantías bancarias por 22,8 millones de dólares de Camce como una forma de castigarla por incumplimientos en la construcción del ferrocarril Bulo Bulo-Montero, en la región oriental de Santa Cruz (este).

 

Al mismo tiempo, el Ejecutivo decidió excluir a Camce de las licitaciones que se sacarán a concurso para construir carreteras que se financiarán con un crédito chino por 7.000 millones de dólares.

 

Las autoridades argumentaron que tanto el cobro de las garantías como la exclusión de la empresa de futuras licitaciones prueban que el Gobierno no está implicado en tráfico de influencias. 

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios