Evo, la amante y un hijo secreto, la “novela” que sacude a Bolivia-Nova

Difunde en las redes

Escándalo

 

 

En vísperas de un referéndum clave para el presidente boliviano, que busca su reelección indefinida, la oposición desempolvó un auténtico culebrón, que obligó a los involucrados a salir a contar la verdad.

 

 

Días antes del Carnaval, un entre eufórico y dramáticamente indignado periodista boliviano de la oposicion, Carlos Valdeverde, desempolvó por TV un acta de nacimiento que revelaba la existencia de un hijo oculto del presidente Evo Morales y una antigua amante del mandatario devenida en exitosa empresaria, Gabriela Zapata.

 

La bomba cayó justo en medio de la campaña por el referendum que se celebrará este 21 de febrero, y en el que los bolivianos deben decidir si aceptan la reelección indefinida del presidente. Con el escándalo en el aire, la propuesta impulsada desde el Ejectuivo perdió bríos en las encuestas rápidamente.

 

 

De hecho, la movida opositora de mostrar escandalosamente la vida privada de Morales se convirtió en una bola de nieve que obligó a todas las partes a salir a hablar y contar “su verdad”.

El mismo Evo, micrófono en mano, reunió a la prensa para admitir que conoció a “esta señora” en 2005. Y que en 2007 tuvieron un niño, que según Evo, luego murió.

 

El presidente aseguró que hace 10 años que no tiene idea de la suerte de (otra vez) “esta señora”, quien para la oposición curiosamente pasó a dirigir una empresa china en Bolivia, en un radical cambio de vida, gracias a lo que no tardaron de calificar y denunciar como “tráfico de influencias”.

 

Todo el escándalo pareció hundir las preferencias por el Sí en el sondeo del 21. La  encuesta publicada este domingo en varios diarios bolivianos señala que la intención de voto, hasta ahora bastante igualada entre el “sí” y el “no”, se inclina ahora en un mayor porcentaje por el rechazo a la modificación constitucional que permitiría la reelección de Morales.

 

El sondeo recoge que el 47 % de los bolivianos se inclina por el “no”, frente a un 28 % que lo hace por el sí y un 25 % de indecisos.

Según el muy crítico periodista Valdeverde, la ejecutiva Gabriela Zapata, es desde 2013 gerente comercial en Bolivia de una empresa china que se ha adjudicado millonarios proyectos del Estado.

La firma CAMC Engineering (CAMCE) se ha hecho con licitaciones directas por valor de 566 millones de dólares.

Morales ha recibido duras críticas por este supuesto favorecimiento a la empresa de su ex pareja, pero también por haber ocultado el nacimiento de este hijo cuando ya era presidente y por la juventud de la madre, que tenía poco más de 20 años cuando mantuvo la relación con el mandatario, de casi 50 por entonces.

El gobernante confirmó la relación y hasta el hijo de ambos, anotado en el registro civil bajo el nombre de Ernesto Fidel Morales Zapata. Después negó todo. Y pidió al Legislativo -donde su partido tiene mayoría- y a la Contraloría del Estado que investiguen si hubo alguna irregularidad en la adjudicación de contratos a CAMCE.

 

 

Zapata también salió micrófono en mano a contar “su versión de la historia” por TV en un relato que se redujó a amenazar con ir a la justicia contra quienes lanzan calumnias y mentiras, pero por lo demás no contó gran cosa. 

Según el sondeo de este domingo, el 84 % de los encuestados conoce el llamado “caso Zapata”, el 59 % cree que Morales no ha dicho toda la verdad sobre su relación con la ejecutiva y el 63 % considera que el asunto debe aclararse ante la opinión pública.

Además, el 60 % opina que el mandatario efectivamente ha ayudado a la CAMCE en la consecución de proyectos estatales.

 

Los bolivianos acudirán a las urnas dentro de una semana para decidir si avalan una reforma de la Constitución promulgada por el propio Morales en 2009 que permita al mandatario concurrir de nuevo a los comicios en el 2019, en busca de un cuarto mandato consecutivo hasta el 2025.

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios