Cómo el fabricante chino de aviones Comac quiere competir con los gigantes Boeing y Airbus

Difunde en las redes

How the Chinese aircraft manufacturer Comac wants to compete with the giants Boeing and Airbus.

Durante la última década, China —que pronto se convertirá en el mayor mercado de aviación del mundo— ha estado desarrollando sus propios aviones, a la vez que busca penetrar en un sector controlado por los fabricantes occidentales.

Los aviones fabricados por Comac —la Corporación de Aviones Comerciales de China— han generado muchas críticas.

Pocos en la industria creen que estos artefactos hechos en el gigante asiático sean capaces de competir a corto plazo con los de Boeing y Airbus.

Pero los analistas dicen que a largo plazo Comac, que cuenta con el respaldo deEstado y forma parte de los esfuerzos chinos en la industria de la alta tecnología, podría desafiar a las empresas más establecidos.

“No debemos subestimar la capacidad china para penetrar en los mercados”, dice Shukor Yusof, fundador de la firma de asesoría de aviación Endau Analytics.

Yusof considera probable que el actual panorama, dominado por el duopolio europeo-estadounidense, cambie para dar lugar a un tercer actor, y que “probablemente sea China”.

¿Cuáles son las aeronaves de Comac?.

Hasta ahora, Comac ha construido dos aviones, el ARJ21 y el C919, y está trabajando con Rusia para terminar un tercero.

De ellos, solo el primero —que cuenta con 90 asientos— está ofreciendo servicios.

Sin embargo, después de sufrir retrasos y presentar problemas como ruidos, la aeronave ha sido criticada fuertemente por ser inferior a los aviones de competidores como Embraer, de Brasil, y Bombardier, de Canadá.

Entre los críticos de este avión se encuentra el analista de aviación Richard Aboulafia, del Teal Group.

Aboulafia opina que, si bien el avión fue promocionado como prueba de que China sería el próximo gran fabricante de estos artefactos, se convirtió en un “producto con sobrepeso y asombrosamente obsoleto que no tiene relevancia fuera del pequeño sector de las aerolíneas regionales”.

Sin embargo, Comac tiene mayores ambiciones para la nave C919.

Con capacidad para 168 personas, el primer gran avión de pasajeros de China está diseñado para competir con el 737 Max de Boeing y el A320neo de Airbus.

Su tercer vuelo de prueba se completó en diciembre y se espera que esté dando servicio para 2021.

Comac no respondió a las solicitudes de comentarios de la BBC, pero los datos de la consultora Frost & Sullivan muestran que la empresa ha recibido cerca de 1.000 pedidos para el C919, principalmente de aerolíneas chinas y firmas nacionales de arrendamiento.

Esto incluye las tres principales compañías aéreas del país: Air China, China Southern y China Eastern. Aún así, algunos se muestranescépticos con que Comac pueda poner a operar su aeronave en 2021, debido a los problemas que rodearon su primer avión.

Aboulafia, de Teal Group, dice que existe un “grave riesgo” de que, para cuando el C919 entre en servicio, Airbus y Boeing tengan modelos mucho mejores en oferta.

Comac también está desarrollando la nave CR929 en asociación con Rusia. Se trata de un avión de fuselaje ancho, con un alcance de hasta 12.000 kilómetros con capacidad para 280 pasajeros.

¿Dónde pueden volar los aviones de Comac?.

En este momento, solo el regulador de aviación de China ha certificado los aviones Comac para volar.

Sus aviones también pueden operar en algunas partes de Asia, África y América del Sur que reconocen la certificación china.

Sin embargo, para expandirse más allá de esos mercados, Comac necesita la luz verde de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) y la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA).

Esos permisos están lejos de ser aprobados.

“Todavía hay un gran interrogante sobre si Comac recibirá la certificación de Occidente”, dice el editor de finanzas de Flight Global en Asia, Ellis Taylor.

En su opinión, Comac esperaba que el ARJ21 obtuviera la certificación de la FAA, “pero esa posibilidad ha sido aplazada por tiempo indefinido”.

Sin el apoyo de Estados Unidos y Europa.

Incluso si esas puertas permanecen cerradas, Comac tiene acceso a un mercado enorme y creciente.

Para mediados de 2020, se espera que el mercado de la aviación de China supere al de Estados Unidos como el más grande del mundo en términos de tráfico.

China es un importante comprador de aviones occidentales, pero la crisis que enfrenta Boeing podría generar más interés en las alternativas locales.

El país opera la flota más grande de aviones Boeing 737 Max y fue el primero en dejar en tierra el avión en problemas después del fatal accidente del 737 Max de Ethiopian Airlines, en marzo.

El mismo modelo estuvo involucrado en un accidente de la aerolínea Lion Air, que se cobró la vida de 189 personas menos de cinco meses antes.

Ramesh Tanjavuru, consultor aeroespacial de la firma Frost & Sullivan, dice que si Comac obtiene la certificación, los problemas de Boeing podrían impulsar el éxito del C919 en China y el extranjero.

“Definitivamente podrían llenar un vacío y ser un jugador importante en el mercado chino”.

Las metas de Comac.

Comac también tiene su mirada puesta en los mercados emergentes de África y Asia.

Sus aviones también son más asequibles. Por ejemplo, el C919 tiene un precio de unos US$50 millones, aproximadamente la mitad de lo que cuesta el Airbus A320neo.

Pero el interés en estas regiones también responde a objetivos más amplios dentro de la política exterior de China.

A través de su programa de la Nueva Ruta de la Seda, China está invirtiendo hasta US$1 billón en proyectos de infraestructura en todo el mundo.

Yusof, de Endau Analytics, dice que la entrada de China en la fabricación de aviones es parte de esta estrategia.

El analista asegura que algunos países en África han recibido préstamos para construir aeropuertos diseñados para cumplir con los requisitos del ARJ21.

Ayudar a los países más pobres con el desarrollo de infraestructura, dice Yusof, es otra forma de construir la base de clientes de Comac.

“No podemos simplemente subestimar la capacidad de los chinos para ingresar en los mercados, y su habilidad para encontrar nichos como África o Asia Central, en los que Airbus y Boeing no están interesados.”


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios