Venció a las drogas y a la Ley de Salud Mental

Difunde en las redes

He beat drugs and the Mental Health Law.

Luís García de 33 años de edad ha logrado finalizar su tratamiento en Programa Ibicuy, hoy recibe su diploma en presencia de su familia y compañeros de tratamiento. Afirmó hoy el presidente de la Asociación Antidrogas de la República Argentina, Claudio Izaguirre.

Luís, había ingresado a Programa Ibicuy en febrero del 18 acompañado de todos los problemas de carácter que trae consigo el consumo de drogas, pero debería luchar no solo contra su adicción a las sustancias, sino que además debería enfrentar al poder judicial que intentó arrancarlo de su tratamiento para devolverlo a su núcleo social autodestructivo.

La ley de Salud Mental – recordó Claudio Izaguirre – entiende al adicto como víctima, a los espacios de rehabilitación como campos de concentración y a los directivos de estos centros como verdugos, también indica la norma jurídica que el adicto debe rehabilitarse dentro de su entorno social, lo que es una práctica de imposibilidad absoluta.

Ex adicto Luis García.

Como toda persona que sufre la enfermedad de la adicción, Luís García, recibió con alegría al Órgano de Revisión, al Defensor Oficial y al Juez Adolfo Weimberg que le prometieron sacarlo del centro de rehabilitación y devolverlo a su entorno social de la Provincia de San Luís de donde es oriundo, pero aunque parezca paradógico, su cordura prevaleció y decidió rechazar finalmente la propuesta que lo devolvía a su mundo de consumo.

Al momento que decidió el rechazo de los apegados a la Ley de Salud Mental, debió soportar todo tipo de acosos por parte de Su Señoría y sus adláteres, se sucedieron una serie de citaciones de distinto tono hasta llegar a las citaciones compulsivas e inclusive en dos de esas oportunidades debió soportar como adicto en recuperación la presencia policial que lo obligaron a concurrir a los estrados del juez interviniente.

El juez Weimberg no creía lo que Luís García había escrito de puño y letra, su clara negativa a abandonar su espacio de tratamiento fue resistida fuertemente por los integrantes del Órgano de Revisión, el Defensor Oficial y el propio magistrado civil. Finalmente, dejaron de molestarlo.

García hoy recuerda esos hechos y agradece haber tenido el tino de elegir por primera vez en su favor. Feliz de finalizar su tratamiento vuelve a su entorno familiar con una renovada fortaleza espiritual y una seguridad de carácter propia de aquel que ha trabajado sus defectos, firme en sus convicciones y decidido a enfrentar una nueva vida sin drogas.

Hoy ganó la cordura y la vida – finalizó Claudio Izaguirre -, el pasó por encima a una norma jurídica que se ha armado para el exterminio del adicto en consumo bajo la excusa de los derechos humanos, concluyó Izaguirre.

Ex adicto Luis García.

Difunde en las redes

Comentarios

comentarios