sáb. Sep 21st, 2019

Semana Santa y el consumo de pescado: aspectos sanitarios a tener en cuenta

Difunde en las redes

Easter and fish consumption: health aspects to consider.

La Semana Santa es una época del año en la que suele incrementarse el consumo de pescado y mariscos. Ante ello, el Área de Bromatología de la Municipalidad de Pueblo General Belgrano detalló aspectos a tener en cuenta para una alimentación saludable.

El pescado es un alimento de excelente calidad nutricional ya que proporciona proteínas de alto valor biológico, que son aquellas que poseen los aminoácidos que el cuerpo no puede producir por sí mismo. A su vez, es rico en vitaminas A y D; minerales como fósforo, magnesio, selenio, yodo, y ácidos grasos insaturados como Omega 3. Sus proteínas -como las de la carne- son de fácil digestión y complementan las cotidianas aportadas por los cereales y las legumbres en una alimentación saludable.

Sin embargo, el pescado es un producto perecedero que se puede alterar con facilidad si no se tienen en cuenta algunos cuidados al momento de su compra y conservación. Es por ello que la ANMAT brinda algunas recomendaciones para adquirir estos alimentos de manera saludable en cualquier época del año. En principio, la adquisición deberá realizarse en comercios habilitados, que presenten buena higiene general y exhiban sus productos frescos, conservados en abundante hielo (cubiertos) o congelados.

El pescado fresco debe presentar:

  • Olor a mar, en caso de que sea esa su procedencia, en ocasiones un ligero olor a pescado pero nunca olor a amoníaco.

  • Los ojos siempre brillantes, no hundidos. Opacidad o hundimiento es signo de deterioro.

  • Las agallas rojas, las escamas adheridas al cuerpo y su carne firme; no debe ceder ante la presión del dedo.

  • Pigmentación viva y brillante.

  • La columna vertebral firmemente adherida a los músculos; si se la intentara separar de ellos, debería romperse.

  • La sangre roja y brillante (si el pescado no está fresco, el color se vuelve marrón pardo).

En cuanto a los crustáceos menores, como camarones y langostinos, se debe tener especial cuidado en observar que no presenten manchas negras, olor desagradable o desprendimiento entre cabeza y tronco. Los calamares, por su parte, deben tener una piel lisa, suave y húmeda, sin manchas sanguinolentas o extrañas; sus ojos tienen que ser brillantes y salientes y su musculatura, consistente y elástica. Los mejillones u otros moluscos bivalvos deben tener las valvas cerradas y una vez cocidos, abrirse. Si están abiertas hay que comprobar que se cierren con un ligero golpe.

Las preparaciones con pescado:

En cuanto a las preparaciones a base de productos de la pesca se debe cumplir con las condiciones de almacenamiento establecidas por el fabricante en el rótulo del producto, respetar las fechas de vencimiento declaradas en el mismo, y si el alimento requiere ser calentado previo a su consumo, se deben cumplir los tiempos y temperaturas establecidos por el fabricante. En caso de productos de elaboración artesanal, verifique que sean establecimientos habilitados que conserven sus alimentos refrigerados.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios