Faltas de ortografía: bochan a tres de cada 4 universitarios-Nova

Difunde en las redes

Papelón de aspirantes al Poder Judicial de Mendoza.Fue en un examen a casi 2.500 alumnos de Abogacía, Ciencias Políticas y Comunicación Social.

El Poder Judicial de Mendoza es uno de los ámbitos públicos más demandados para los que buscan un empleo estable y bien remunerado. Pero los aspirantes no escapan a los problemas generales de la educación donde las faltas de ortografía son moneda corriente. En la convocatoria 2015, hubo 13 mil anotados para ingresar como auxiliar de Justicia. La semana pasada, los aspirantes rindieron el segundo examen de ingreso. La prueba consistió en una evaluación de ortografía donde desaprobaron tres de cada cuatro de los postulantes. El dato impacta porque la mayoría de los que rindieron era estudiante avanzado de Abogacía, Ciencias Políticas o Ciencias de la Comunicación.
La prueba duraba 20 minutos. Los aspirantes debían corregir un texto jurídico que contenía 25 errores ortográficos. Era necesario acertar a un mínimo de 17 palabras mal escritas para aprobar. Pero el bochazo fue masivo. Rindieron 2.481 personas: desaprobaron 1.838 (el 74%) y aprobaron 643.

Martín Ahumada, vocero del Poder Judicial, explicó cuáles fueron los errores más comunes: no identificar acentos interrogativos, no acentuar sobreesdrújulas o no detectar palabras mal escritas como “grabamen” cuando es gravamen, “exijir” que va con g y “discresionalidad”, con c.
En años anteriores, el mayor filtro había sido la primera prueba que es la de dactilografía. Esta vez, en la escritura veloz y correcta en computadora rindió bien el 42% de los aspirantes, de 6.000 estudiantes universitarios que finalmente se presentaron a los exámenes.
“Son pruebas muy complejas y completas. La última etapa demanda conocimiento de Derecho Constitucional, Penal y Laboral”, dijo a Clarín, un funcionario de la Magistratura, que pondera el método de selección. 
Entre los docentes que supervisaron el examen de ortografía hay consenso sobre lo que pasó: “Es una deficiencia del secundario. Ya casi no se lee, porque de lo contrario no habría un nivel tan bajo”. Otra explicación posible, según Ahumada: “Al escribir en el celular se dejan de utilizar acentos y nadie repara en algunos errores ortográficos, que se vuelven habituales”.

La convocatoria para ingresar a los tribunales mendocinos se realiza cada dos años. En promedio ingresan unos 70 empleados a la Justicia mendocina cada año, aunque la expectativa del Poder Judicial es que en el próximo periodo se pueda llegar a cubrir 200 vacantes. Junto a la docencia, son las únicas dos áreas de la Administración Pública mendocina que elige a sus empleados través de concurso de antecedentes y exámenes.
Algunos estudiantes bochados presentaron objeciones al examen para tener una nueva oportunidad. Pero desde el Poder Judicial dicen que no hay marcha atrás: “Volver a tomar la prueba sería injusto con los que rindieron bien”.

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios