El dictamen sobre Nisman sigue lejos, pese a la promesa de Fein-Nova

Difunde en las redes

La funcionaria a cargo de la investigación se toma vacaciones.EE.UU. no le envió a la fiscal datos sobre las cuentas de mail de Nisman. Declararán tres espías y un narcotraficante.

Había avisado que tendría listo su dictamen en octubre. Pasaron las elecciones, habrá segunda vuelta y la fiscal Viviana Fein está lejos de poder explicar cómo murió el fiscal Alberto Nisman el 18 de enero. Fein se irá de vacaciones el lunes y cuando retome la causa el 16 de noviembre deberá tomar declaración a miembros de la ex Secretaría de Inteligencia que cruzaron llamados ese domingo y a un colombiano acusado de narcotráfico. Y necesitará, además, dar nuevos argumentos a la Justicia estadounidense para que esta le aporte la información sobre las cuentas de correo electrónico de Nisman que había solicitado.

Según pudo saber la prensa, la fiscal Fein no consiguió que Estados Unidos le remita la información que había pedido a través de cuatro exhortos firmados por la jueza Fabiana Palmaghini para que le aporten datos de dos cuentas de mail que adjudican a Nisman. Una a nombre de su madre, Sara Garfunkel, y otra en la que figura el apellido Nisman, pero que no era la usual que utilizaba el fiscal.

En una carta enviada al Ministerio de Justicia argentino, el Departamento de Justicia estadounidense, informó que no estaba en condiciones de enviar la información solicitada porque para hacerlo necesitaban “contar con algún elemento que justifique la presunción de ese Juzgado de que Nisman podría haber sido intimidado a través de esos correos electrónicos”. Le pidieron, incluso, algo más básico: que detallen cómo se constató que esas cuentas de correopertenecían o eran utilizadas por el fiscal.

Sin “elementos de prueba que permitan acceder al estándar de causa probable”, la Justicia norteamericana no puede ordenar allanamientos a Microsoft ni Yahoo para hacerse de la información que solicitaron desde Argentina. Para los abogados de Sandra Arroyo Salgado, madre de las hijas de Nisman y querellante en la causa, lo que Estados Unidos está pidiendo es justo lo que falta en el expediente: un elemento concreto que sostenga la hipótesis de suicidio inducido que evalúa la fiscal Fein.

Pero ese no es el único asunto pendiente en el expediente. Tras evaluar como “muy útil” la declaración testimonial del ex presidente de la DAIA, Waldo Wolff, quien fue citado por pedido del abogado de Garfunkel, Pablo Lanusse, la fiscal Fein escuchará también a un detenido por narcotráfico, Henrry López de Jesús Londonio, conocido como “Mi sangre”, que le envió una carta informándole que tenía datos sobre la muerte de Nisman. Como su fiscalía no tiene alcaidía, Fein le tomará declaración en el juzgado de Palmaghini cuando vuelva de sus vacaciones.

Para entonces, la fiscal también escuchará al fiscal federal de Tres de Febrero, Paul Starc, y a dos agentes de la ex SI, Alberto Mazzino y Fernando Pocino.

Mazzino fue hasta diciembre director de Análisis de la ex SI y uno de los hombres de Antonio “Jaime” Stiuso, ex director de Operaciones, dentro de la Secretaria. Pocino era director de Reunión de esa estructura y aún sigue siendo parte de la Agencia Federal de Inteligencia. Pocino y Stiuso estuvieron enfrentados durante años, pero el domingo que murió Nisman Mazzino y Pocino intercambiaron gran cantidad de llamados, con charlas que duraron hasta 15 minutos.

Ese flujo de llamados se conoció después de la declaración del fiscal Carlos Stornelli, quien el 18 de enero se había comunicado varias veces a un número de Nextel que figuraba a nombre de Silvia Tomallini, pero que Stornelli identificó como de Pocino. Con ese mismo radio habló también Mazzino. El ex director de Análisis ya había declarado ante Fein en marzo, después de que Stiuso le informara a la fiscal que uno de los teléfonos a los que Nisman había llamado antes de su muerte era de Mazzino. En esa primera testimonial, el ex SI no mencionó sus conversaciones con Pocino.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios