Condenaron a un médico porque sus perros mataron a su vecino-Nova

Difunde en las redes

UN TRIBUNAL DE MORÓN CONDENÓ A UN MÉDICO NEUROCIRUJANO DE MERLO COMO AUTOR PENALMENTE RESPONSABLE DEL DELITO DE HOMICIDIO CULPOSO POR LA MUERTE DE UN VECINO QUE FUE ATACADO FEROZMENTE POR SUS CINCO PERROS, QUE ADEMÁS SE COMIERON PARTE DEL CUERPO DE LA VÍCTIMA.

 

Un tribunal de Morón condenó a un médico neurocirujano de Merlo a 3 años de prisión “en suspenso” como autor penalmente responsable del delito de homicidio culposo por la muerte de un vecino que fue atacado ferozmente por sus cinco perros, que además se comieron parte del cuerpo de la víctima, informaron fuentes judiciales a esta agencia.

Abelardo Moscoso Sihue, médico neurocirujano, fue llevado a juicio por el incidente ocurrido a las 8.30 del 12 de marzo del año 2012 frente a una casa quinta de la localidad bonaerense de Mariano Acosta en Merlo, cuando pasaba para su trabajo en bicicleta Elvio Consentino, un vecino del barrio que fue atacado por un perros dogo, un pitbull y tres mestizos.

La sentencia -dada ayer al mediodía- se dio a conocer en el Juzgado Correccional 1 de Morón, a cargo del juez Daniel Alberto Leppen.

En su alegato el fiscal a cargo de la acusación -Patricio Pagani- le pidió al juez “que se condene al cirujano, de 54 años, a la pena de 4 años de prisión más las accesorias legales y las costas del proceso por resultar autor penalmente responsable del delito de Homicidio Culposo”, según el informe judicial.

Por el lado de la defensa, se había pedido al tribunal la absolución del médico de todo los cargos de los que se lo acusaba y en su defecto, y si lo condenan, que sea con la pena mínima.

Los informantes indicaron que la pena dada a Abelardo Moscoso Sihue, ahora será analizada por el mismo fiscal Pagani, para ver como será el cumplimiento de la condena.

Un vocero judicial indicó que el defensor del médico cuestionó las declaraciones de algunos de los testigos, entre ellos las de dos policías bonaerenses y un vecino, acusándolos de mentir y solicitando que se los procese por falso testimonio. Para la defensa del médico, su cliente “no tenia responsabilidad de lo que había pasado y la muerte del hombre”.

Elvio Consentino murió la mañana del 12 de marzo de 2012, cuando salió de su casa en bicicleta rumbo a un vivero donde trabajaba y fue atacado por los perros de Moscoso, que salió en auto rumbo a su trabajo y dejó el portón abierto para evitar mojarse por la lluvia de ese día.

Los cinco perros, al ver que pasaba Cosentino, salieron en su búsqueda mordiéndolo en distintas partes del cuerpo como brazos y músculos de las piernas.

Le arrancaron la ropa y le sacaron unas de las botas de lluvia que llevaba puestas, su capa de lluvia, la camisa y el pantalón y le produjeron distintas heridas que le ocasionaron la muerte en el lugar.

Inmediatamente, según el informe policial, llegó la policía a pedido de los vecinos, que no se acercaban a la víctima por temor a ser mordidos por los animales.

Los perros también atacaron a los policías y a una vecina, a la que persiguieron y mordieron. La mujer fue una testigo clave en el juicio. Los policías ahuyentaron a los perros efectuando varios tiros al aire y auxiliaron a la mujer llevándola a una sala de primeros auxilios próxima.

En tanto, un policía contó en su declaración que “el perro blanco, dogo, junto con otro se le acercaron tras el ataque a la mujer nuevamente hacia el cuerpo del fallecido, en un momento pudo observar que el dogo tenía la boca con sangre y se sentía que tenía mucha furia”.

Los médicos forenses contaron al tribunal que la autopsia que se práctico al cuerpo de Cosentino, detectó que tenía lesión de carótida y fracturas en varias partes producto de las mordeduras.

Otro de los testimonios que complicó al cirujano fue el de un vecino que contó al juez que “cuando los perros los mordían a ellos, el médico los cosía y les daba los medicamentos para que no denunciaran” el hecho.

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios