Cómo es la nueva vida de los abuelos que fueron abandonados en Rosario

Difunde en las redes

How is the new life of the grandparents who were abandoned in Rosario.

La historia de la pareja de ancianos conmocionó a la Argentina. Hace unos días, viven en una residencia para ancianos con atención médica, comida y kinesiólogos.

Hace unas semanas, Hilda y Hugo, fueron abandonados en Rosario por su hijo, tras ser desalojados de su casa. El lunes les comunicaron que podrán vivir en un hogar de ancianos. En el mismo, dispondrán de atención médica, comida y hasta de una pileta climatizada. La mujer dijo: “Lo que pasó, pasó“. Y agregó: “Es un nuevo amanecer”.

Hilda tiene 89 años y Hugo, 92. En referencia a la historia que conmovió al país dijo: “No me quiero acordar mucho de eso”. La mujer contó se levantan y todos los días agradecen estar juntos. En una entrevista a Clarín, dijo: “Algo que es una cuestión monetaria, pero que era nuestro amparo. También muchos recuerdos. Pero bueno, él se despierta y mira que yo estoy ahí. Yo me despierto y él está ahí. ¿Qué más podemos pedir?”.

La propiedad del barrio Parque, cerca del club Provincial, la recuerda a la perfección. “Viamonte 2948, mirá cómo me acuerdo. Ahí pasamos muchas cosas, la juventud de los chicos. Hemos tenido un hogar”, afirmó. El era dibujante en una zapatería y diseñaba folletos. Ella era administrativa en otro local del mismo rubro. “Nos conocimos tomando el colectivo. Y nos casamos enseguida”, detalló.

Su historia de vida.

Tuvieron dos hijos: Hugo (h) y Raúl. Con su hijo Hugo vivieron toda la vida. Él fue quien los dejó en el bar el día que tuvieron que desocupar el departamento porque no podían pagar el alquiler. Raúl los cobijó durante un mes en su casa, donde debieron irse dos de los nietos para hacer lugar. Hilda dice que tiene dos hijos y una nuera, todos “maravillosos”. No deslizará ni una queja contra el hijo que los abandonó.

El los visitó el martes, un mes después de que los dejarlos en el bar. Los visitó en el Hogar Español, donde fueron acogidos el lunes pasado aunque por el momento Pami no se haya hecho cargo de la estadía. Los abuelos serán asistidos de todas maneras, aunque nadie colabore económicamente, según informó la directora del lugar, Gabriela Alabern. “Lo principal es que ellos estén bien”, afirmó.

Hilda agradeció al lugar y comentó: “Acá estamos atendidos, contenidos, acompañados. Me parece que es lo esencial”. Y agregó: “Pasamos toda una vida con nuestros hijos, bien tratados. Pero bueno, también pagamos una cuota para tener eso. Una cuota de amor. A los mayores hay que tratarlos con mucho cariño, contenerlos. Y cuando el estado de uno te pone a prueba, hay que enfrentarlo. Por suerte nosotros nos valemos por nuestros propios medios. Eso es algo que no se puede comprar”.

“Aceptamos lo que la vida nos trae. Estamos juntos, que es mucho. Que nos separaran ahora hubiese sido muy duro”, cerró.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios