“violento no se nace, se hace”

Difunde en las redes

“Violent is not born, it is done”.

Una vez más, la tierra  del “Río del Tigre Grande” se convierte en una sucesión de hechos delictivos, negligencias de gestión y cartoneros políticos vendiendo humo.

Día tras día forman parte de las noticias que leemos (o de las que somos víctimas): robos cada vez más violentos, drogas por doquier, jóvenes y hasta niños descontrolados. El alcohol como protagonista indiscutido de la “diversión” convertida en libertinaje.

Una policía atada de pies y manos, intentando controlar una masa acéfala de líderes positivos. Esa misma masa que filma un delincuente que es perseguido y arenga la locura que comete con gritos, carcajadas y aplausos. Una situación que termina con un efectivo policial herido.  Esa misma masa que arruina un espectáculo donde participan familias enteras. Y otra vez la violencia, otra vez el alcohol, otra vez los inadaptados.

Es verdad, hablar de VIOLENCIA hoy es, sin lugar a dudas, hablar de la vedette de la sociedad actual. Todos en algún punto, hemos sido víctimas de una situación de violencia. Pero es importantísimo destacar que “VIOLENTO NO SE NACE, SE HACE”, y que ese hacer implica mirarnos introspectivamente y desde un lugar de qué se debe cambiar para que las cosas cambien.

Son generalmente los jóvenes los protagonistas de cada hecho que venimos viendo y viviendo. Existe una especie de descontrol que se va convirtiendo prácticamente en “normal” y hasta “aceptable” para la sociedad actual.

¡Tantos casos que me vienen a la memoria y que cuesta creer que son nuestros!: la golpiza terrible a un adolescente dejándolo al borde de la muerte, los robos de motochorros, las casas desvalijadas, los puntos de venta de drogas y la desfachatez de los proveedores, el caso del policía que espera una justicia “justa”, los desmanes del corso Matecito…

Ahora bien, me pregunto: ¿no tenemos la capacidad como ciudad de encontrar soluciones a estos conflictos que empañan, denigran y dejan secuelas en cada rincón de Gualeguaychú?

¿Por qué naturalizamos la venta y el consumo de alcohol como si no formara parte de una droga más?

¿QUIÉNES SON LOS QUE DEMOCRÁTICAMENTE FUERON ELEGIDOS POR EL PUEBLO PARA SU CUIDADO, PROTECCIÓN Y COMPROMISO HUMANO?

¿POR QUÉ NADIE SE JUEGA EN SERIO PARA LUCHAR DENODADAMENTE CONTRA LA DROGA?

¿POR QUÉ HAY UN SECTOR DE LA SOCIEDAD QUE HACE OÍDOS SORDOS Y MAGNIFICA E IDOLATRA AQUELLO QUE ES PARA UNOS POCOS?

Considero que, todos, en algún punto coincidimos: queremos una ciudad para todos. Donde nadie saque tajada de nada, donde las problemáticas no sean negadas sino tratadas en serio, donde el inoperante y el negligente den lugar al que tiene la capacidad de hacer, de gestionar, y de involucrarse.

Nos movemos dentro de un combo de cosas buenas y malas. Nos están sobrepasando las malas y debemos darle una solución.

No nos quedemos callados. Exijamos, como ciudadanos lo que nos corresponde.

En el compromiso de todos está salvar a nuestros gurises. No normalicemos lo que está mal.

“NO LE TEMO A LAS FALENCIAS DEL GOBIERNO, LE TEMO AL SILENCIO DE MI PUEBLO”.

POR: BRAVE.

Difunde en las redes

Comentarios

comentarios