Trasladarían a paciente psiquiátrico al Centenario, alertan por su peligrosidad a la sociedad

Difunde en las redes

They would transfer a psychiatric patient to the Centenary, alert for their danger to society.

Así lo confirmó a DIARIO NOVA desde Buenos Aires en diálogo telefónico el Señor Claudio Izaguirre, Presidente de la Asociación Antidrogas de la República Argentina.

La denuncia de Izaguirre:

Escudado en la Ley de Salud Mental, el Juez Civil de Paranacito (Entre Ríos) Adolfo Weimberg, deposita en el Hospital Centenario de Gualeguaychú a un joven con severos problemas psiquiátricos. Alertó a nuestro medio.

El joven es de Bahía Blanca y estaba internado en el Programa Ibicuy – apuntó Izaguirre -, pero el deseo del Juez Civil de vaciar la Institución, ordenó el traslado del afectado a sabiendas que ni Gualeguaychú, ni Bahía Blanca cuentan con espacios de contención para éste tipo de afectados, poniendo en mayúsculo peligro a la sociedad entrerriana, alertó Claudio Izaguirre.

¿Cómo llegó el paciente a Entre Ríos?

Gastón Roche llegó a Ibicuy de la mano de su señora madre, doña  Rosa, debido a que las Instituciones recorridas en Bahía Blanca no habían logrado darle la contención necesaria,y encontró en la Isla de Paranacito el límite justo que permitía trabajar con el cuerpo interdisciplinario de psiquiatría y psicología iniciar la tarea de rehabilitación.

A nadie se le escapa que el desorden del joven puede disparar conductas destructivas y autodestructiva como los varios intentos de suicidio que tiene en su haber. Destacamos que dentro de sus últimas fantasías está la de cerrar una supuesta cuenta bancaria multimillonaria para trasladarse a Rusia. Sin embargo y a sabiendas que este muchacho no tiene la capacidad de razonar con lógica y en su favor, el Juez Adolfo Weimberg basó su decisión en el deseo del afectado de salir del Programa Ibicuy.

En este sentido Weimberg utilizó el Órgano de Revisión de la Ley de Salud Mental formado por el Dr. Martín Cabrera, la Asistente Social Adriana Montini y el psicólogo Javier Schuber para apretar a la señora Rosa Roche para presionarla y amenazarla con hincarle causas penales si no retiraba a su hijo de Programa Ibicuy, lo que ocurrió en varias oportunidades en forma telefónica y cuyas grabaciones están en poder de la madre del afectado, aseguró Izaguirre.

El defensor oficial del juzgado de Paranacito, Manuel Ruso, en connivencia con el Juez Adolfo Weimberg no solo desestabilizó y destruyó los logros obtenidos por el joven Roche, sino que además le hizo firmar una nota no escrita por el afectado con la intención de externarse del Programa Ibicuy, a sabiendas que el afectado carece de toda capacidad de decisión y sin importarles cual será la suerte que correrá el afectado. De más está decir que el expediente 875/18 del Juzgado de Paranacito cuenta con sendos informes psiquiátricos que dan cuenta de la afección que sufre el joven, precisó  el Presidente de la Asociación Antidrogas de la República Argentina.

La idea de Adolfo Weimberg y del Fiscal General Dr. Pablo Miguel Obaid, es depositar al joven en el Hospital Centenario y de esa manera desligarse de las responsabilidades que le caben por las acciones que pueda encarar el afectado en las calles de Gualeguaychú durante su viaje al sur de la Provincia de Entre Ríos o en Bahía Blanca. Destacamos que lo mandan inyectándole la idea que es un espacio desde donde puede irse cuando quiera.

Si alguna responsabilidad recayera sobre alguien, sería sobre Daniela Zuluaga Secretaria Interina del juzgado de Paranacito, quien es la firmante del oficio que externa a Roche y lo deposita en un espacio sin contención alguna.

Orden Judicial.

Conclusión:

El afectado con rasgos paranoicos y esquizofrénicos según los informes psiquiátricos, con tendencias homicidas, piromaniacas y suicidas, deambulará por Gualeguaychú teniendo como posible rehén al habitante que se le cruce en el camino, todo gracias al Órgano de Revisión, al defensor oficial y al Juez Adolfo Weimberg.

Gualeguaychú ya tiene tristes experiencias respecto del accionar de personas con éste tipo de patologías, no se entiende por qué motivo se los obliga a sufrir este innecesario riesgos y por qué razón se condena a Rosa, la madre del afectado, a esperar que su hijo mate a alguien o se suicide, concluyó Claudio Izaguirre.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios