sáb. Nov 16th, 2019

Se aprobó la ordenanza de regulación de espacios culturales con aportes del proyecto de Cambiemos-Nova

Difunde en las redes

El Honorable Concejo Deliberante de Gualeguaychú aprobó este martes por unanimidad, pero con cambios al despacho de comisión solicitados por el bloque de Cambiemos, el proyecto de ordenanza que otorga un marco regulatorio a los denominados espacios culturales independientes.

 

Tras un cuarto intermedio pedido para modificar el dictamen original, que no contemplaba la unificación de dos proyectos presentados con el mismo objetivo (uno de Cambiemos y el otro del FPV), se avanzó en el tratamiento de la iniciativa que quedó convertida en ordenanza por unanimidad.

 

La modificación aplicada al despacho de la comisión, donde el oficialismo tiene mayoría, consistía en incorporar la mención del expediente 5744/2016 (proyecto de Cambiemos) a continuación del nombrado 5745/2016 (del FPV) en el Visto del texto, pues para los concejales de la primera minoría ambas iniciativas perseguían el mismo el objetivo: otorgar un marco regulatorio a los espacios culturales independientes de la ciudad.

 

“Más allá de algunas diferencias en cuanto a las exigencias que planteaban uno y otro proyecto, entendíamos que el impulsado por nuestro bloque quedaba descartado y prácticamente pasaba inadvertido si no se lo mencionaba al menos en el texto, pues el oficialismo una vez más iba a aplicar su mayoría para aprobar una iniciativa suya por sobre la propuesta por la oposición”, explicó la concejal Micaela Rodríguez.

 

Agregó que “si bien en la comisión se aceptó incorporar considerandos, dos artículos y algunos otros puntos de nuestro proyecto al dictamen final”, remarcó que el diálogo y el consenso de trabajo que se había logrado “desaparecieron en el texto del despacho, pues nuestro expediente de un proyecto similar no era al menos mencionado”.

 

“A pesar de haber impulsado una iniciativa en el mismo tenor, el bloque de Cambiemos no estaba dispuesto a acompañar con el voto si una vez más el FPV decidía aprobar su proyecto por el simple hecho de ser mayoría y descartar el de la oposición, como ocurrió con la ordenanza de sobre Fracking”, afirmó.

 

Y puntualizó: “celebramos que finalmente haya primado el sentido común y el consenso y haber aprobado por unanimidad una norma que permitirá regular el funcionamiento de los espacios culturales de la ciudad, lo que redundará en beneficio de los mismos y del público asistente”.

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios