mié. Nov 13th, 2019

Mauricio Gómez ese día se levantó para trabajar, no para matar

Difunde en las redes

Mauricio Gómez that day got up to work, not to kill.

COLUMNA DE OPINIÓN.

Esa mañana, como tantas otras, desde que decidió “ser policía”, se levantó como un día más… Dispuesto a cumplir con su guardia, con su deber, con su trabajo…

Y, como tantas otras veces, los vecinos alertaban sobre el robo de diferentes elementos, mencionando el mismo y recurrente nombre de quien cometía los delitos.

Una persecución, una voz de alto a la que no obedecen, un disparo inintencional y una vida que se acaba…

Mauricio Gómez, dispara su arma reglamentaria, con la intención de amedrentar a quien muchas veces ya había llevado detenido.

La fatalidad quiso que la bala terminara con la vida de quien perseguía. Una víctima, sí, una víctima del sistema, un enfermo sin oportunidad de recuperarse, un nombre reincidente en las comisarías. Sí, una víctima. Pero no nos confundamos… Es una víctima del Estado ausente, de las políticas burocráticas, de la escasez de oportunidades de recuperación, de quiénes miran para otro lado mientras nuestros gurises se mueren por el flagelo de la droga.

No, no nos confundamos, acá hay dos víctimas. Aquél que terminó su vida en un descampado con una bala en la cabeza después de años de negligencia y ausencia del Estado y un policía, a quién le exigimos “cumplir con su deber”.

La violencia no es ni será el remedio para ningún tipo de problema.

Acá “NO” hay gatillo fácil. Acá hay cansancio, desidia, abandono y complicidad.

Mauricio Gómez continúa preso… Su familia aguarda el acompañamiento, al menos, o la contención que nunca les llegó. Su madre y su padre al igual que sus hermanos y sus hijos, sufren esta situación desde el dolor mismo de no entender por qué.

Detrás de un uniforme azul hay una familia. Una familia que espera respetuosa, el fallo de la justicia.

Como sociedad es hora de dejar la hipocresía de lado. Dejar de llenarnos la boca con los discursos oportunistas sobre los derechos humanos. Esos discursos paupérrimos, que llegan de la mano de políticos de cartón que aparecen en el escenario por conveniencia personal y no por convicción humana.

Mauricio Gómez continúa detenido con prisión preventiva hasta el 15 de Noviembre del 2019.

Hay quienes ya lo condenaron. Hay quienes no entienden de intencionalidad. Hay quienes pretenden sacar una tajada a costa de un ángel azul que aguarda en silencio su libertad.

“MAURICIO GÓMEZ ESE DÍA SE LEVANTÓ PARA TRABAJAR, NO PARA MATAR”…


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios