Libertad, hipocresía y derechos humanos: todos podemos ser Mauricio Gómez

Difunde en las redes

Freedom, hypocrisy and human rights: we can all be Mauricio Gómez.

Nacido y criado en Gualeguaychú, donde los vecinos tomaban mate en la vereda y se dormía la siesta sin poner llaves a las puertas, donde los gurises jugaban en la calle sin miedo, con barro, con lluvia y con sol, donde la solidaridad y la empatía del pueblo se juntaban para auxiliar a algún necesitado ante una desgracia o una creciente del río.

Nacido y criado en Gualeguaychú, cuarenta y pico de años después…

Derrotero de robos, violencia, pobreza, drogas y familias que apenas si se pueden sostener.

A todo nos vamos adaptando: a las nuevas tecnologías, a las nuevas infancias, a la pérdida de valores o a la caducidad de lo que llamábamos respeto, solidaridad, compromiso, dedicación, tolerancia, empatía…

El doble discurso y la hipocresía se han convertido en  moneda corriente entre nosotros. Sabemos quiénes son, sabemos qué hacen y en muchos casos, nos sentimos impotentes ante la imposibilidad de actuar de acuerdo a nuestras convicciones.

Dos semanas consecutivas de noticias que hablan de delincuentes favorecidos por la prisión domiciliaria, con 15 días de arresto excarcelable o simplemente detenidos un par de horas y a la calle otra vez.

Me pregunto, ¿qué entendemos por LIBERTAD?, ¿y POR DERECHOS HUMANOS?

Partiendo del concepto de que la LIBERTAD ES UN DERECHO HUMANO BÁSICO no podemos dejar de lado la lamentable dicotomía que se ha creado en cuanto a quiénes gozan de estos derechos. Se supone que todos los seres humanos. Pero si usas un uniforme azul y servís a la comunidad estos derechos, al parecer, cambian de lógica, raciocinio y valor.

El 14 de noviembre termina el período de “prisión preventiva”  para Mauricio Gómez, un camarada de los azules que continúa preso por tapar los agujeros de un estado ausente. Con 21 años de servicio y acumulando 14 licencias anuales. Quién vivía para el trabajo y la familia por un sueldo módico que lo había obligado aquél fatídico día a hacer un servicio adicional de 14 horas!

Entonces,  ¿hasta dónde se respetan los derechos de “todos”?, ¿quién tiene la vara tan alta para medir lo ético, lo correcto, lo justo?

Se supone que quiénes ocupan cargos y toman decisiones están capacitados para hacer “lo correcto” e indudablemente la balanza de la justicia se deberá inclinar por el derecho a la LIBERTAD de quien cumplía con su deber.

Todos podemos ser Mauricio Gómez, es cuestión de enfrentarnos en la vida con estas situaciones y ver realmente lo que nos depara creer estar haciendo bien las cosas.

¿Dónde están los derechos humanos de los azules? ¿Por qué quienes delinquen una y otra vez entran y salen y, desde la reincidencia, se ríen en nuestra cara?

¿POR QUÉ SON DIFERENTES LOS DERECHOS HUMANOS PARA LOS AZULES?

¿EN MANOS DE QUIÉNES ESTÁ LA VIDA DE MAURICIO GÓMEZ?

¿POR QUÉ EL DEBE ESPERAR TRAS LAS REJAS Y QUIÉNES DELINQUEN A DIARIO,  ENTRAN Y SALEN DE LAS COMISARÍAS COMO SI FUERAN A UN SHOPPING?

¡DERECHOS HUMANOS PARA HUMANOS DERECHOS! ¡LIBERTAD PARA MAURICIO GÓMEZ!


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios