Gualeguaychú: fuerte denuncia a una emergencia local-Nova

Difunde en las redes

Una vecina de Gualeguaychú que días pasados necesitó atender la salud de su padre, denunció a la empresa PRONTO emergencias médicas por negligencia y abandono de persona.

 

BOMBA 1

 

Todo comenzó cuando el padre de esta mujer tuvo una fuerte descompensación en su domicilio.

Ella procedió a llamar al servicio de emergencias PRONTO, del cual son abonados, para que le prestaran una primera atención.

 

Llegados al lugar, a las 17 hs aproximadamente, ella les recomienda que le tomen la presión arterial y le midan el azúcar en sangre, convencida que había sufrido un ACV. También les pide que no le hagan nada y que lo trasladen urgente al hospital Centenario.

 

A las 18 hs arriban al hospital donde es recibido por el médico de guardia, Dr. Migueles. El profesional de PRONTO le comenta al médico de guardia “este es un paciente de Puiggari”.

 

Ese comentario molestó a la hija del paciente, por inapropiado. El hombre, octogenario, estuvo bastante tiempo en la guardia hasta que el médico los médicos del hospital, Dres. Migueles y Apesteguía, le informaron que la situación era delicada y que debía ser trasladado a un centro de mayor complejidad.

 

La mujer decide llevarlo a Puiggari, donde el hombre venía siendo atendido.

 

Para realizar el traslado llama a Emergencias PRONTO para solicitar una ambulancia, abonando lo que corresponde, ya que un traslado no entra dentro de los servicios de emergencia por los que se abona una cuota mensual.

 

La mujer pregunta cuánto saldría el traslado y que ella lo abonaría en el acto.

 

La atiende un empleado administrativo de la emergencia, quien despectivamente le dice “Vos todo lo solucionás con plata”. Esta respuesta comenzó a recalentar los ánimos, sobre todo porque advirtió que no había voluntad de brindar el servicio.

 

A las 21.20 hs, insistiendo por el envío de la ambulancia, le dijeron que “en esas condiciones no lo podemos llevar. Además no tenemos una indicación de los médicos de Puiggari”.

 

La mujer, indignada, les argumentó que eso no hacía falta, ya que estaba la indicación por escrito de los dos médicos del hospital que aconsejaban su traslado a un centro de mayor complejidad. Eso era suficiente para autorizar un traslado.

 

Ante los reiterados pedidos por la ambulancia, el empleado que la atendía volvió a hacerle uno de los desubicados comentarios: “Mandame unos chequecitos de esos de tu papá o sino vendé una casa”.

 

La ambulancia nunca llegó. A las 23 hs el anciano tuvo un paro cardiorespiratorio. En el hospital deciden llevarlo a terapia intensiva, pero no había lugar. Luego, a las 23.30 finalmente lo ubican en terapia. Horas después el hombre falleció.

 

La indignación de esta familia es tremenda. Una vez más quedó al descubierto la falta de interés por parte de algunos prestadores de salud a la hora de brindar el servicio por el que cobran.

 

En este caso, se trató de una suerte de capricho antipático y dejaron a un paciente sin la asistencia necesaria, más allá que su estado haya sido de gravedad y el desenlace hubiera sido inminente.

 

Esta vecina lamenta la falta de atención y la falta de respeto con la que fue tratada.

 

Por ello, radicó una denuncia en la fiscalía del Dr. Martín Gil, por negligencia y abandono de persona.

 

Cuando la ciudadanía reclama por la seguridad en materia de salud, no lo hace porque sí. Hay sobrados motivos. Esta es una muestra más de la desidia a la que estamos sometidos los gualeguaychuenses a la hora de atender nuestra salud.

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios