Por suba de la demanda eléctrica cortaron venta de gas a Chile

Difunde en las redes

Due to the increase in electricity demand, gas sales were cut to Chile.

ES PORQUE EL 66% DE LOS REQUERIMIENTOS SE CUBREN CON CENTRALES TÉRMICAS – La decisión adoptada por el Gobierno suscitó críticas políticas y quejas de las petroleras, pero resulta sensata desde el punto de vista económico.

Urgido por el aumento de la demanda eléctrica debido a las altas temperaturas, el Gobierno decidió interrumpir la exportación de gas a Chile desde el lunes de esta semana. Esto se debe a que el 66% del consumo de energía eléctrica se está cubriendo con generación térmica que funciona a gas o con combustibles líquidos que son más caros.

La noticia de la interrupción de las ventas a la empresa Methanex en el sur de Chile fue anticipada por el sitio Econojournal y confirmada en fuentes oficiales. Ecojournal advirtió además sobre la falta de planificación del despacho de gas ya que la medida se tomó imprevistamente.

La decisión oficial fue cuestionada también por el exsecretario de Energía Jorge Lapeña y por exsubsecretario de Combustibles José Sureda, de la gestión de Juan José Aranguren. Lapeña criticó que se haya renegociado el contrato con Bolivia la semana pasada para comprar solo 11 millones de metros cúbicos diarios cuando ya se preveía la actual ola de calor.

En tanto, Sureda dijo en Twitter que “con una modesta erogación de agua en Comahue se solucionaba todo”. Añadió: “la declamada política exportadora de gas a la basura”.

Desde el punto de vista económico, también se puede considerar que el gas que se exporta a Chile es interrumpible, sujeto a las necesidades del abastecimiento interno, y que no puede haber reclamos por una interrupción aunque sea imprevista, porque en un contrato de esa naturaleza se descuenta que pueden surgir sucesos inesperados.

En momentos de cuidar el déficit del Estado y no aumentar los subsidios para Cammesa y para IESA (ex Enarsa) también se puede mencionar que el gas de Bolivia cuesta u$s6,4 por millón de btu, mientras el que se vende a Chile tiene un precio inferior a u$s4.

Si como en los veranos anteriores, el Gobierno optaba por usar GNL del barco que lo regasifica en Escobar, el precio hubiera ascendido a u$s8,5 antes de la regasificación. Además, según los datos del Enargas, el lunes la Argentina importó 19 millones de metros cúbicos de Bolivia, el martes 17,8 millones, y para ayer se preveía adquirir 16,5 millones.

Recién a partir de hoy la compra descendería a 11 millones de metros cúbicos pero eso es solo una previsión que puede variar en los hechos. Ese volumen es el mínimo a comprar a Bolivia en verano sin que se apliquen penalidades, no es el máximo que se puede comprar.

Con todo, también es cierto que la decisión de permitir exportaciones a Chile (y también a Brasil y Uruguay) se basó exclusivamente en el aumento de producción que se logró con el gas que extrajo Tecpetrol en el área Fortín de Piedra a un precio asegurado por el Estado de u$s7,50.

La empresa del Grupo Techint no pidió autorización para exportar porque el gobierno estableció que si el gas se destinaba a la exportación perdía el subsidio. Pero sin el aumento que logró, las demás no hubieran tenido saldos exportables, considerando que las dos principales productoras –YPF y Total- redujeron la producción entre 2017 y 2018.

En ese sentido, lo que puede cuestionarse es el insistente mensaje oficial de que la Argentina volvió a ser exportador de gas y que cada vez venderá más hasta producir GNL para los mercados externos no limítrofes. Un proyecto ambicioso que todavía está lejos y que depende de decisiones empresarias sobre el país y sobre Vaca Muerta en particular, que todavía no se pueden anticipar.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios