mié. Nov 20th, 2019

El Gobierno ofreció pagar a los buitres con una quita del 25%-Nova

Difunde en las redes

La negociación con los holdouts.

 

 

Dos fondos aceptaron la oferta. Los negociadores argentinos buscan abonar U$S 6.500 millones y no 9.000.

 

Después de una semana de “intensas” negociaciones en el piso 27 de un imponente edificio en Manhattan, el Gobierno presentó finalmente ayer una propuesta a los fondos buitre en la que les ofrece una quita de “alrededor del 25%” y pagarles 6.500 millones de dólares en lugar de los 9.000 millones que se adeudan.

“Estamos contentísimos, es la primera vez que hacemos una oferta en 15 años”, señaló el secretario de Finanzas Luis Caputo a los periodistas que lo esperaban anoche en la puerta del 245 de la avenida Park, poco antes de partir de regreso a Buenos Aires.

Sin corbata, con cara de cansado, el negociador dijo que “esta es la oferta y estamos teniendo una buena aceptación no solo de los fondos más difíciles, sino de la mayoría a de los ‘me too’ y estamos a la expectativa, muy contentos”. En realidad, el principal fondo acreedor, NML de Paul Singer, aún no ha aceptado.

Caputo, junto con el vicejefe de Gabinete Mario Quintana y el abogado Eugenio Bruno, vienen negociando desde el lunes en las oficinas de Daniel Pollack, el mediador designado por el juez Thomas Griesa. Desde entonces se han reunido todos los días con los principales acreedores. Buscan así una solución para los favorecidos por la sentencia de Griesa en 2012 por un monto de 1.750 millones, pero también a los llamados “me too”, los acreedores que se sumaron en 2014 a la sentencia y que elevaron la cifra total de la deuda a 9.000 millones de dólares.

Según explicó Caputo a los periodistas, a los acreedores se les abonará al contado. “Se pagaría en el futuro con una operación de bonos pero no con bonos a los holdouts. A ellos la intención es darle cash. Eso va a generar un ahorro adicional al país”. Dijo que hubiera sido muy difícil ponerse de acuerdo con los holdouts por el precio de esos bonos y dijo que otros inversionistas los tomarían a precio más conveniente.

Según un comunicado emitido por el mediador Pollack, las negociaciones fueron “intensas” y resultaron en “un gran avance”. Pollack dijo que los pagos serían de aproximadamente 6.500 millones y que la propuesta estaba sujeta a la aprobación del Congreso argentino y al levantamiento de la orden judicial de Griesa que le impide cobrar a los bonistas reestructurados. Señaló que un eventual acuerdo le permitiría a la Argentina “regresar a los mercados financieros internacionales”.

El mediador reveló además que había hablado por teléfono ayer con el presidente Mauricio Macri y con el ministro Alfonso Prat Gay, que mostraron “coraje y flexibilidad”. Dijo además que los dos “apoyaron con solidez la propuesta” oficial y elogió la manera en que “manejaron un largo conflicto que ellos mismos no provocaron”.

En su comunicado, Pollack señaló que el principio de acuerdo había sido avalado por “dos de los seis” principales acreedores, es decir que había cuatro que aún no estaban de acuerdo, entre ellos el más grande, NML del multimillonario Singer.

El mediador dijo que esperaba que se resolvieran las diferencias y que esas firmas se sumaran también.

En un comunicado emitido por el Ministerio de Economía, que confirmaba que la quita sería del 25%, se señaló que el acuerdo había sido aceptado por Montreux Partner o Dart Management, lo que descartaba que NML estuviera entre ellos.

Consultado al respecto, Caputo señaló que con el fondo de Singer “seguimos hablando, es natural porque son muchos fondos, muchos créditos, muchos casos, con sus pretensiones”.

Quintana agregó que “muchos de los acreedores tienen que responder, acabamos de publicar la propuesta y en los proximos días tienen que responder”. “La intención es cerrar con todos”, completó, aunque no dio respuesta a qué pasaría si NML no se suma a este preacuerdo.

Se especula con que si hay muchos grupos subidos al barco, Griesa podría liberar la interdicción y así presionar a los fondos que no acepten.

En medio de un gran sigilo y poco antes de iniciar las negociaciones con Pollack y los acreedores principales, Caputo ya había cerrado el fin de semana en Nueva York otro acuerdo para resolver la deuda con 50 mil bonistas italianos a lo que, si el Congreso lo aprueba, se les ofreció pagar al contado el 150% del importe original del capital de 900 millones de dólares, un total de 1.350 millones de euros.

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios