Dólar Futuro, negociaciones entre el BCRA y los bancos-Nova

Difunde en las redes

La herencia económica.Los $70.000 millones que la autoridad monetaria autorizó en las últimas semanas de Alejandro Vanoli.

La crisis del “dólar futuro” desató una inesperada batalla -con señales de distensión recién al final del día- entre el Banco Central por un lado y a los bancos,  cerealeras y grandes compañías por el otro, que tienen en sus manos  contratos de cobertura cambiaria por el equivalente a unos 15.000 millones de dólares.


Anoche, al cierre de esta edición, continuaban febriles negociaciones para alcanzar un acuerdo. La base de esa negociación, señalaron fuentes que participaron de las discusiones, serían mecanismos de compensación, con bonos y excenciones a cuenta del Impuesto a las Ganancias, para compensar la fuerte quita con la cual Federico Sturzenegger quiere inaugurar su mandato como titular de la autoridad monetaria.

Las autoridades del BCRA avisaron ayer a los bancos que no quiere hacerse cargo de la deuda que deberá pagar ese organismo si se produce la devaluación del peso. Ofrecieron, como solución amistosa, un pago con descuento. ¿Cuánto descuento? Depende de la fecha en que se firmó el contrato. Según pudo saber Clarín, la idea sería respetar al pie de la letra las operaciones pactadas hasta el 31 de agosto. Y a partir de allí descontar una parte de la “compensación”, es decir, la diferencia que debe pagar el BCRA entre el precio de la posición que se pactó y el precio del dólar a la fecha del vencimiento del contrato. Es, ni más ni menos, que una suerte de “tablita”. El descuento será mayor a medida que el contrato se haya fijado más cerca del 19 de noviembre, último día que operó libremente el mercado de dólar futuro.

El argumento de las nuevas autoridades es que la compra de coberturas a precios artificialmente bajos está viciada de nulidad. La oferta del BCRA ya fue informada a las autoridades del Rofex y del Mercado Abierto Electrónico, quienes argumetan que todo fue hecho conforme a las leyes vigentes.
La posición del mercado es que quieren colaborar con el BCRA, pero plantean que lo de Sturzenegger es impracticable. Un banquero le dijo a este diario: “Un inversor que no cobre lo que le corresponda puede accionar judicialmente contra el que le vendió el contrato, y tiene todas las de ganar”.
El problema para el Rofex es que todos los contratos están garantizados por ese mercado, con lo cual los eventuales juicios recaerían sobre el patrimonio del Rofex, que luego debería replicar la demanda contra el BCRA.

En el MAE, son contratos entre partes, es decir donde cada uno garantiza lo que le corresponde pagar. El grueso de los contratos del BCRA fueron vendidos en el Rofex. Hay bancos que tienen posiciones vendidas por cerca de 700 millones de dólares, que sufrirían un quebranto importante si esos contratos no se pagan.


Otra posibilidad, que se busca evitar, es la judicialización del conflicto. Los operadores están seguros de tener las chances de ganar un juicio. Plantean que quien compra un contrato a futuro está adquiriendo un derecho de propiedad.

El mercado del dólar futuro se desmadró desde fines de agosto. En ese momento el Banco Central le avisó al Rofex que no aceptaría límites y que vendería todos los contratos que quisiera. Apostando a la “no devaluación” que seguiría a un gobierno de Daniel Scioli, el BCRA inundó el mercado de contratos baratísimos. Y los inversores no dudaron en lanzarse sobre ellos. En el mercado pisan fuerte las cerealeras, los bancos, los importadores pero también los especuladores financieros que vieron una oportunidad de ganancias fáciles. El problema que tiene el Gobierno es que se está peleando con los mismos protagonistas (bancos y cerealeras) a los que les quiere pedir prestados fondos para reforzar las reservas y desmontar el cepo. 

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios