San Lorenzo lo dio vuelta en la última bola y sigue de fiesta-Nova

Difunde en las redes

2-1 en el Nuevo Gasómetro

 

 

Con un gol de Barrientos en el cierre, el equipo de Guede consiguió el merecido y sufrido triunfo. El visitante lo ganaba desde el arranque con gol de Busse y Ortigoza, a 15 del final, puso el empate transitorio de penal. El Ciclón, que venía de golear a Boca, volvió a festejar ante su público y se ilusiona a futuro.

 

No jugó tan bien como ante Boca. No lució tan sólido en defensa y volvió a mostrar desequilibrio. Pero siempre lo quiso ganar San Lorenzo. Siempre buscó un poco más. Sumó gente en ataque. Cambió la manera de ir a buscarlo, se potenció con las modificaciones de Guede y consiguió en la última bola y con un Pablo Barrientos que vuelve a ser aquel Pitu de los inicios, un triunfo tan merecido como agónico. Así será el San Lorenzo de Guede. Guste a quien le guste.

 

San Lorenzo llegaba dulce al partido contra Sarmiento. La goleada ante Boca en la semana para levantar la Supercopa Argentina había sido el respaldo ideal a un ciclo ambicioso que da sus primeros pasos de la mano de Pablo Guede. Y el DT apostó más fuerte: Belluschi, Pipi Romagnoli y Barrientos para la creación y para abastecer a Blandi y a Cauteruccio que dominaban el frente de ataque.

 

Pero el equipo visitante le aguó la fiesta de entrada. A los 2 minutos ya avisó Diego Chaves con un remate que Torrico alcanzó a despejar. Y a los 5 llegó el 1-0 con un derechazo de Walter Busse, que se desvió en Caruzzo y desvió al arquero.

Defensivamente San Lorenzo mostraba agujeros tan grandes como su cancha: Angeleri salía muy lejos y quedaba pagando. En desventaja, las dos caras del equipo de Guede quedaron bien marcadas. Una cosa era cuando salía en ataque, lanzado a toda velocidad. Así es un peligro constante. Belluschi aparece del medio hacia la derecha con sus zancadas; el Pipi Romagnoli le da la pausa necesaria y Barrientos suma explosión y buena pegada. Pero cuando ellos no están precisos en velocidad, el Ciclón lo siente.

 

 

El local se diluía en la entrada al área. Hasta ahí hacía todo bien pero no estaba fino en la puntada final. En ese punto fallaban sus dos tanques de ataque que eran neutralizados por los defensores del equipo visitante. 

 

Para el segundo tiempo, Guede metió a Mussis por Belluschi con la idea de afianzar el mediocampo, tratar de maquillar el desequilibrio que había mostrado en la primera parte y también soltar más a Ortigoza, que había quedado pendiente de la marca y con poca actividad en ofensiva.

Con el correr de los minutos cada vez quedó más partido el Ciclón. Entraron Cerutti, de gran nivel, y Seba Blanco para tratar de abrir la cancha y entrar por los costados. A Sarmiento le alcanzaba con ser ordenado. Con mantener dos líneas de cuatro y buscar a Chaves arriba. San Lorenzo iba con todo menos ideas. Atacaba con seis hombres pero que se conectaban poco entre sí.

Hasta que Ortigoza frotó la lámpara. Le metió un pase filtrado a Romagnoli y el Pipi, con toda su chapa a cuestas, forzó un penal (Ferracuti le pisó el talón) que el propio Ortigoza transformó en el 1-1 con una definición soberbia.

Desde ahí San Lorenzo fue una avalancha. Salió disparado. No se conformó con el punto y atacó por todos lados hasta que encontró el merecido premio. Encima Ferracuti vio la segunda amarilla y terminó de inclinar la cancha hacia el arco de Trípodi. Justamente el arquero le sacó el gol a Blandi en la línea, pero nada pudo hacer ante el toque sutil de Barrientos, ya con el tiempo cumplido. Franco Mussis, que mejoró al equipo, puso una pelota genial para el ingreso de Pipi, que se acomodó, esperó y definió bajo, contra el palo. 

¿Merecido? Sí, muy merecido. No porque Sarmiento haya sido un rival menor sino por todo lo que intentó el Ciclón para ganarlo. 

Sus hinchas se van del Nuevo Gasómetro con la ilusión en alza. La goleada ante Boca por la Supercopa Argentina mostró a un equipo con un nivel ideal pero ante Sarmiento apareció otra faceta: el caracter, la personalidad para acorralar al rival cuando no había tantas ideas. Y la sensación de que el conjunto de Guede buscará los tres puntos hasta el último instante. 

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios