“Lamentamos la pérdida de una voz tan valorada y nuestra, que giró por el mundo llevando nuestra música. Don Octavio Osuna de la ciudad de Victoria, a la que siempre llevó en sus versos, “Victoria mi ciudad…A mi Dios le pido de morir aquí”. Se va a extrañar su carisma, su voz que nos envuelve y emociona. Un referente que se va de la mano con su gran persona”, remarcó Gómez.
Por otra parte, señaló que “cuando un artista del pueblo fallece, tenemos la gracia de no quedarnos con las manos vacías, pues contamos con su entrega, y su voz en la memoria sonora de nuestra tierra”.