Hidruro de helio: la NASA detecta la primera molécula que se formó en el Universo (y por qué es importante)

Difunde en las redes

Helium hydride: NASA detects the first molecule that was formed in the Universe (and why it is important).

El Universo ahora está lleno de planetas, estrellas, galaxias… Pero, ¿qué había antes?

Tras décadas de búsqueda, un equipo de científicos detectó el primer tipo de molécula que se formó en el espacio.

Se trata del hidruro de helio, es decir, la combinación de helio con hidrógeno.

Y los científicos creen que esta molécula se formó unos 100.000 años después del Big Bang, hace unos 13.800 millones de años.

Si bien siempre habían intuido que la primera molécula fue el hidruro de helio, no lo pudieron confirmar hasta ahora.

El hallazgo tuvo lugar en una nebulosa planetaria, un remanente de lo que una vez fue una estrella parecida al Sol, situada a unos 3.000 años luz de la Tierra.

Los detalles del descubrimiento los publica la revista Nature.

Por qué es importante el hallazgo.

Espacio.

La falta de evidencia de la existencia del hidruro de helio en el espacio era un dilema de la astronomía.

La detección de esta molécula confirma una parte clave de la comprensión que se tiene de la química del universo primitivo y de cómo evolucionó a lo largo de miles de millones de años hasta la química de hoy.

“La falta de evidencia de la existencia misma de hidruro de helio en el espacio interestelar fue un dilema para la astronomía durante décadas”, afirmó Rolf Guesten, del Instituto Max Planck de Radioastronomía, en Alemania, y autor principal del artículo.

Cómo lo detectaron.

SOFIA NASA.

Para este hallazgo los científicos recurrieron al Observatorio Estratosférico de la Astronomía Infrarroja de la NASA.

Para este hallazgo los científicos recurrieron al Observatorio Estratosférico de la Astronomía Infrarroja de la NASA, cuyas siglas en inglés son SOFIA.

Este observatorio es un avión Boeing 747SP, que vuela a unos 13.000 metros de altitud, modificado para acomodar un telescopio de más de 2,5 metros.

Es el observatorio aéreo más grande en el mundo, capaz de hacer observaciones imposibles para cualquier telescopio desde la Tierra, por poderoso que sea.

“Necesitábamos los instrumentos adecuados para hacer las observaciones en la posición correcta, y SOFIA pudo hacerlo perfectamente”, dijo Harold Yorke, director del Centro de Ciencia SOFIA, en California.

SOFIA tiene una ventaja sobre los telescopios espaciales: regresa después de cada vuelo.

“Eso nos permite cambiar los instrumentos e instalarle la última tecnología“, explicó Naseem Rangwala, científico adjunto del proyecto SOFIA.

El instrumento que se añadió al avión y que permitió detectar el hidruro de helio funciona como una radio, según explica la NASA.

Los científicos sintonizan la frecuencia de la molécula que están buscando y el instrumento responde si la encuentra.

Los científicos que participaron en las observaciones cualifican el hallazgo de “final feliz”, ya que confirma las intuiciones sobre las que trabajaban.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios